miércoles, 23 de junio de 2010

Una tarde soleada y candombera



Fue una verdadera alegría que 8 tambores (Jorge, Jopi, Pateco, Lucía, Mariano, Matías, Plin y Cara ´e loco), de los mejores de la ciudad de Colonia , pertenecientes a la comparasa uruguaya " El caracú quemao", se hicieran presentes en la inauguración de la muestra en la galería Mar dulce. Subimos este videito para los que no pudieron asistir al momento de la llegada. Algo es algo!
Van también algunas fotitos y mi agradecimiento a los compa tamborileros y a Linda Nielsen, curadora de la muestra y directora de la galería.
Para los que no pudieron asistir, les cuento que la muestra permanecerá abierta hasta el 31 de julio (ver días y horarios en la entrada anterior). Gracias también a todos los que se acercaron ese día !!!




La portada del libro editado por www.pequenoeditor.com


...Y llegó el momento de templar las lonjas...



Ansiosos por tocar, algunos de los muchachos sentados (y ahumados) a la espera de tensar el parche...


video




























Aquí comienza la serie de témperas, que en la foto del muro de la galería, pueden verse enmarcadas. Estos originales y otros que han quedado en "trastienda", forman parte de los originales del libro. La medida es de 22 x19 cms.




















Agradezco a mis hijas y a Adrián Salgueiro por capturar este momento.

martes, 22 de junio de 2010

"Con la cabeza en las nubes", ya está en las mejores liberías




Luego de 1 año y medio de trabajo, más de 4000 fotografías tomadas (y seguimos subiendo la cuenta), la colaboración de 15 autores invitados y un informe científico como corolario, el libro se encuentra en las librerías y tiendas de diseño, de la ciudad de Buenos Aires y aledaños. El domingo próximo pasado, se publicó en el suplemento de cultura Radar del periódico Página/12, un artículo muy completo, escrito por Martin Perez, que rescata muy bien el espíritu del libro. A continuación va una transcripción.




Domingo, 20 de junio de 2010

HALLAZGOS > DIBUJANTES Y ARTISTAS DIBUJAN EN LAS NUBES
La trama celeste

Además de Lucy, en el cielo hay muchas otras cosas: personas, monstruos, animales y escenas que muchas veces vemos sólo nosotros. Con la cabeza en las nubes es una prueba tierna, inspirada e incontrastable de que esos delirios se pueden compartir. Con dibujantes, artistas y fotógrafos invitados como Maitena, Isol, elenio Pico, G. Guillermo Ueno y Cristian Turdera, entre otros, Diego Bianki compuso uno de sus libros más extraños y bienvenidos de su extraña y bienvenida editorial Pequeño Editor. Un libro para ver, dibujar y capturar figuras en las nubes. Y de paso, conocer la explicación científica de por qué vemos esas cosas ahí arriba.




Por Martín Pérez

Con la cabeza en las nubes. Así se llama el hermoso e inclasificable libro que Diego Bianki ideó, compiló y editó, trabajando junto a muchos otros artistas, para su particular editorial Pequeño Editor. Y así fue como, justamente, se le apareció por primera vez la idea de hacer semejante objeto: tirado en la playa, viendo pasar las nubes y jugando a buscarles forma. “La idea maduró ahí, al instante”, recuerda Diego. “Automáticamente visualicé un libro, en el que uno pudiese intervenir una imagen capturada en el cielo. Claro que no sabía cómo iba a hacer para llevar esa idea al papel. Pero empecé ahí mismo: agarré mi cámara y me puse a fotografiar esa primera nube. Desde entonces, no paro. Ya tengo fotografiadas como cuatro mil, y sigo sumando”.





“Fue el primer ensayo que permitió probar si la idea realmente podía pasarse al papel. La intervine con marcador de manera bastante cruda y me convencí de que podía trasladar la propuesta a otros artistas.”
Imagen: D. Bianki




Apenas medio centenar de imágenes son las que están incluidas en el fascinante volumen que Bianki terminó compilando, con trabajos de artistas y dibujantes como Ral Veroni, Maitena, Isol, Elenio Pico, Guillermo Ueno, Cristian Turdera y muchos otros. Pero Con la cabeza en las nubes es de esos libros infinitos, a los que no se les encuentra jamás un final. Ya sea porque siempre se puede encontrar algo nuevo en ellos, porque están gloriosamente sin terminar o porque no hay dónde ubicarlos. “Me gusta que sea una pieza extraña”, dice con orgullo Diego de un libro que proclama desde su contratapa, también con inocultable orgullo, ser 100% nubes, sin retoque digital. “Porque, aunque la idea es básica, resulta raro que pueda existir un libro que sea tan cercano a un imaginario universal como el de buscarles forma a las nubes.”






“No podía faltar el típico cúmulo: auguran buen tiempo y suele vérselas luego de una tormenta. A veces, como en este caso, hasta pueden tener la forma de un ave: la naturaleza siempre se repite.”



Autor de libros para niños y jóvenes, diseñador e ilustrador, maestro de dibujo desde los 17 años y artista rebelde desde antes de ser uno de los editores de la largamente extinta revista under Lápiz Japonés, Bianki confiesa que siempre quiso saber por qué las nubes son blancas. Y para saber eso –y muchas cosas más– es que el epílogo de su libro es una suerte de pequeño manual sobre el tema. Pero antes están todas esas nubes fotografiadas e ilustradas por los artistas convocados y también esas otras nubes que –desde los crayones que se dejan ver en la portada– invitan a ser dibujadas. Libro para chicos y grandes, Con la cabeza en las nubes le debe mucho a la Guía del observador de nubes de Gavin Pretor–Pinney (Salamandra), y se podría decir que es una suerte de versión lírica del Proyecto Cartele y también algo así como un Escher unplugged.





“Menos es más. La niña dormida o la niña soñada por Maitena tiene la sencillez y liviandad de una nube.”



Al final, en una especie de coda final, el libro revela que visualizar figuras conocidas o reconocibles en otras formas es un fenómeno psicológico denominado pareidolia. “No es una palabra que esté en el diccionario, sino que la encontré en un manual de psicología”, explica Bianki. “También recuerdo que me fascinó que la definición aseguraba que era ‘un error de la mirada’. Porque en mi profesión ese ‘error’ es constante. Uno está haciendo analogías formales todo el tiempo. Y el universo también se repite incansablemente. Es una pareidolia infinita”, se sorprende y maravilla Diego Bianki, un artista al que se puede acusar, sin ofenderlo en lo más mínimo sino colgándole una medalla, de vivir –casi literalmente– con la cabeza en las nubes.





“Esta imagen es la última del libro e ilustra la explicación de la pareidolia. No hubiera sido posible sin la sensibilidad de Guillermo Ueno, que supo capturar un avión y convertirlo en un insecto.”





“Es de Pratt, fotógrafo integrante de la Sociedad de la Apreciación de las Nubes (cloudappreciationsociety.org), verdaderos fanáticos del tema.”





Izq:“Este elefante campeón olímpico está hecho por una campeona de la observación: Antonia, de 9 años. Los niños cuentan con esa facilidad de expresión que da la inocencia y que nos deja boquiabiertos.”
Der: “Este conejo fue una gratísima sorpresa. Luego de haber conversado con Elenio Pico en Barcelona, sobre la expectativa de conseguir fotografiar uno, me llamó para decirme: ¡Bingo con orejas largas!”



libroconlacabezaenlasnubes.blogspot.com es el site donde los lectores del lib
ro y esta nota podrán subir sus propias fotos de nubes dibujadas.

miércoles, 2 de junio de 2010

Libro+pinturas+dibujos+objetos



LUGAR: Galería Mar dulce, Uriarte 1490, Palermo Soho (a dos cuadras de Plaza Serrano)
INAUGURACION: sábado 19 de junio, 17-21hs
HORARIO: martes a viernes 15-20hs y sábados 11-14 y 15-20hs
CIERRE: sábado 31 de julio


Durante años Bianki se ha unido al trajinar de las comparsas de candombe dibujando detrás de sus integrantes, mientras el repiquetear de las lonjas y la exaltada atmósfera carnavalesca resonaban en su imaginación. Como fruto de esa experiencia, y de tocar el “chico”, han surgido un libro y una exposición de pinturas, objetos y dibujos. Estos trabajos son deudores del rico sincretismo que nutre la cultura del Río de la Plata, cuya fuentes africanas se hacen aquí evidentes; y dan testimonio de la vigencia de este ritmo que no ha dejado de sonar desde la época de la esclavitud hasta nuestros días.

Bajar el libro en archivo pdf

Acerca del significado de las palabras “candombe” y “lubolo”: El vocablo candombe brinda denominación a una ceremonia afro-rioplatense de dilatada tradición. Deriva del adjetivo kimbundú –erguida rama del frondoso árbol de los idiomas bantúes- ndombe, cuya acepción es “negro”, y el prefijo de concordancia ka que aparece con suma frecuencia en esa lengua. Por consiguiente, significa “negro”, “perteneciente a los negros”, propio de los negros”, etc. El ritmo es ejecutado en forma de danza y acompañado por tres membranófonos de diferentes tamaños llamados: chico, repique y piano. (Néstor Ortiz Oderigo, Diccionario de Africanismos en el Río de La Plata). Estudiosos del tema como Ortiz Oderigo, Vicente Rossi y Luis Ferreira coinciden al señalar que la palabra lubolo -desde aproximadamente el año 1874- se utiliza para designar a aquellos integrantes blancos de las comparsas, que se pintaban de negro las partes visibles (caras, cuello, orejas y pantorrillas). La primera comparsa Lubola - fundada en Montevideo por un tipógrafo y un comerciante argentinos – se llamó ”Negros Lubolos”.

Diego Bianchi( Bianki) nació en la ciudad de La Plata en 1963. A los 17 años se graduó como maestro de dibujo en el Bachillerato de Bellas Artes de la Universidad de la Plata. Posteriormente cursó la carrera de Diseño en dicha universidad. Ha realizado numerosas muestras individuales y colectivas, entre las que se destacan: El arte de la elegancia, Elsi del río (2007); Place project, Museo de arte Contemporáneo de Barcelona (2005); Inventario, Centro Cultural de Recoleta (2002); Gráfica adhesiva, Centro cultural de España en Lima (2001), Ambigüario, Galería Alberto Elía (1998). Es además ilustrador en medios de prensa : revistas Ñ y Viva de Buenos Aires, periódico La vanguardia de Barcelona y Público de Madrid. Cuenta con numerosos libros publicados en el ámbito de la literatura juvenil de su país y de Francia, España, Alemania y México. Es co-fundador y director ad-honorem, del sello de libros ilustrados pequeño editor.





Galería Mar Dulce se especializa en obras de pequeño y mediano formato de pintura, dibujo, grabado, fotografía y objetos, realizadas por artistas rioplatenses clásicos y contemporáneos. Junto a la muestra principal se expone una selección de obras de trastienda y de artistas invitados. Para acompañar “Candombe lubolo” exponemos obras de Tulio de Sagastizábal, Leopoldo Torres Agüero, Ral Veroni, Elenio Pico, Rosana Simonassi, Ana María Moncalvo, Alfredo Benavidez Bedoya, Luciana Betesh y Jorge Palacios, entre otros.



La galería está dirigida por la gestora cultural escocesa Linda Neilson. Se formó en Bellas Artes en la Glasgow School of Art, Escocia, y cursó el máster en European Cultural Policy & Administration de la Universidad de Warwick, Inglaterra. Trabajó con varias galerías y proyectos de arte en Escocia e Inglaterra, para el gobierno de Escocia como organizadora de eventos culturales y para el gobierno de la ciudad de Glasgow como oficial de desarrollo cultural. Se mudó a la Argentina en el año 2006 y hasta fines de 2009 fue codirectora de la galería de fotografía VVVgallery.

LUGAR: Uriarte 1490, Palermo Soho (a dos cuadras de Plaza Serrano)
INAUGURACION: sábado 19 de junio, 17-21hs
HORARIO: martes a viernes 15-20hs y sábados 11-14 y 15-20hs
CIERRE: sábado 31 de julio

Se puede encontrar más imágenes para web en galeriamardulce.blogspot.com
galeriamardulce@gmail.com
tanto la exposición “Candombe lubolo” como el libro “Candombe: fiebre de carnaval” (www.pequenoeditor.com, 2010) han sido declarados de interés por el Municipio de Colonia